La historia de los Jarritos, el famoso refresco mexicano

En el universo de las bebidas refrescantes, México se distingue por su amplia gama de sabores y marcas. Entre ellas, Jarritos ocupa un lugar especial, no solo por su delicioso sabor a frutas, sino también por su larga trayectoria y tradición que se remonta a la década de 1950, cuando Francisco Hill Ávalos, conocido como El Güero Hill, un químico emprendedor, comenzó a experimentar con agua carbonatada en la Ciudad de México.

De los experimentos a un clásico

Su primera creación fue una mezcla con sabor a café, una bebida innovadora para la época. Sin embargo, al notar la poca popularidad del café frío en ese entonces, Hill decidió explorar otros sabores inspirados en las tradicionales aguas frescas mexicanas, bebidas populares por su frescura y sabor natural.

Inspirado en las aguas frescas

Utilizando mandarinas como base, Hill dio vida a la fórmula que marcaría el inicio de Jarritos. Esta bebida, con su sabor ácido y dulce a la vez, conquistó rápidamente el paladar de los mexicanos. Con el tiempo, la marca se expandió a otros sabores, llegando a tener hasta 13 opciones diferentes, incluyendo:

  • Mandarina: El sabor original y más popular de Jarritos, con un toque ácido y dulce que lo hace ideal para cualquier ocasión.
  • Limón: Un sabor refrescante y cítrico, perfecto para un día caluroso.
  • Toronja: Un sabor más amargo y complejo, ideal para quienes buscan algo diferente.
  • Tamarindo: Un sabor dulce y ácido con un toque ahumado, que recuerda al tradicional dulce mexicano.
  • Tutifruti: Un sabor floral y ligeramente ácido, con propiedades antioxidantes.
  • Piña: Un sabor tropical dulce y refrescante, perfecto para disfrutar en la playa o en una fiesta.
  • Manzana: Un sabor dulce y clásico

Un éxito internacional

La aceptación de Jarritos fue inmediata. En 1960, se convirtió en el refresco más vendido en México, consolidando su posición como una de las bebidas favoritas del país. Su éxito no se limitó al territorio nacional, ya que en 1988 comenzó su expansión internacional con exportaciones a Estados Unidos.

Actualmente, Jarritos se puede encontrar en más de 30 países alrededor del mundo, llevando el sabor de México a diferentes culturas y conquistando nuevos paladares.

Un homenaje a las tradiciones

El nombre "Jarritos" hace referencia a la antigua costumbre de servir aguas frescas en jarras de barro para mantenerlas frías. De hecho, en sus inicios, las botellas de Jarritos no llevaban etiquetas, pues los consumidores podían identificar el sabor por el color del líquido.

El icónico logotipo de Jarritos, con sus tres jarritos marrones y borde verde, se incorporó más tarde. En la etiqueta original, destacaban los sabores más populares: mandarina y lima.

Con el paso del tiempo, el logotipo se ha convertido en un símbolo reconocible de la marca, presente en cada botella y en los diferentes materiales promocionales de Jarritos.

Más que un refresco, una tradición

Aunque Francisco El Güero Hill falleció en 1997, su legado continúa vivo en cada botella de Jarritos. Desde 1983, la producción de la marca está a cargo de la Embotelladora Mexicana S.A. de C.V., parte del Consorcio Aga. Bajo su dirección, Jarritos ha logrado una notable internacionalización, llevando su sabor a distintos países del mundo.


Te recomendamos: Qué tan benéfico es tomar agua mineral preparada con limón y sal

Más que un simple refresco, Jarritos se ha convertido en un símbolo de la cultura mexicana. Su presencia en fiestas, reuniones familiares y celebraciones lo ha convertido en un elemento indispensable para muchos mexicanos.

Un futuro brillante

Con más de 70 años de historia, Jarritos continúa conquistando paladares en México y el mundo. Su compromiso con la calidad, la tradición y el sabor único de las frutas mexicanas garantiza que seguirá siendo un referente en la industria de las bebidas refrescantes por muchos años más.

Cultura Pop

  • En las películas: Jarritos ha aparecido en diversas películas de Hollywood, como "Amores perros", "Frida" y "Coco", lo que ha contribuido a aumentar su reconocimiento internacional y a convertirlo en un símbolo de la cultura mexicana.
  • En la moda: Jarritos ha Jarritos ha colaborado con reconocidas marcas de ropa y accesorios, como Kith y Nike, para crear colecciones exclusivas que fusionan los sabores frutales de la bebida con diseños urbanos y modernos. Estas colecciones han sido un éxito rotundo, especialmente entre los jóvenes que buscan expresar su individualidad y estilo.

Leído 748