Día Nacional del ajolote: las curiosidades más fascinantes de este anfibio

El ajolote (Ambystoma mexicanum) es un anfibio endémico de México y de gran relevancia en la cultura del país. Para promover la importancia de la conservación de la especie, en 2018, el Senado de la República declaró el 1 de febrero como su día nacional.

El Día Nacional del Ajolote Mexicano nace gracias a la importancia de la conservación de la especie, considerada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como en peligro crítico de extinción a causa de la rápida degradación de su hábitat natural, principalmente provocada por la contaminación.

Una de las características representativas de esta tierna y curiosa especie es que puede regenerar gran parte de su cuerpo, incluida la médula espinal, ovarios y segmentos de su corazón y cerebro.

·        Ocho curiosidades sobre el ajolote

·       Los ajolotes tienen cuatro genes de pigmentación. Los seis colores de ajolotes más comunes son:

Leucístico: de color rosa pálido con ojos negros

Leucístico “sucio”: poseen una tonalidad rosácea pálida con manchas oscuras

Albino: adoptan una tonalidad que va entre el rosa y el blanco con ojos rojos

Albino dorado: ajolotes blancos con pequeños matices de color dorado y ojos de la misma tonalidad

Axántico: suelen ser color gris o plateado y cuentan con ojos negros

Melanístico: se caracterizan por un color que va entre el negro al azul y no cuentan con manchas de ninguna tonalidad

  • Su dieta es muy variada, en libertad, los ajolotes se alimentan principalmente de peces pequeños, alevines y acociles, crustáceo endémico de México. Mientras que en cautiverio, comunmente son alimentados con gusanos tubifex, lombrices de tierra, larvas de tenebrios, entre otros.
  • Son nativos del sistema de canales de Xochimilco, alcaldía de la Ciudad de México. Antes de que su hábitat se viera reducido por la expansión de la mancha urbana, su población se distribuía por todo el complejo lagunar del valle como los lagos de Texcoco y Chalco.
  • De acuerdo con el Museo de Zoología de la Universidad de Michigan, durante su proceso de apareamiento, los ajolotes adultos empujan la región cloacal del otro, lo que conduce a un “vals” en el que ambos animales se mueven en círculos.
  • Las hembras ponen de entre 100 a 300 huevos y se reproducen una vez al año en la naturaleza. Cuando eclosionan, los recién nacidos están completamente solos
  • Los ajolotes son capaces de regenerar sus mandíbulas, médula espinal, ovarios, tejido pulmonar y partes de sus corazones y cerebros y, de acuerdo con un artículo de Garret Dunlap, de la Universidad de Harvard, son capaces de hacerlo durante toda su vida.
  • Son criaturas neoténicas, es decir que alcanzan la madurez sexual sin perder ninguna de sus características larvarias, es por eso que parecen crías durante toda su vida.
  • En algunas ocasiones, los ajolotes mantienen su boca abierta durante un par de segundos después de tragar, lo que hace que parezca que están sonriendo.

Te recomendamos: El taco al pastor cumple 58 años

Los esfuerzos para la conservación

La conservación del ajolote está en un punto crítico, por lo que instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrollaron estrategias que permitan a las personas relacionarse más con los animales.

A finales de noviembre, la UNAM, bajo la supervisión del doctor en ciencias, Luis Zambrano González, creó la campaña internacional de recaudación de fondos llamada “AdoptAxolotl”.

Con esta iniciativa, los ciudadanos podrán donar a través de dos esquemas. Con el primero, llamado “invita a cenar a un ajolote”, recibirán una infografía sobre la alimentación de esta especie y una carta de agradecimiento a cambio de una donación de 200 pesos mexicanos.

El segundo se llama “tunea la casa del ajolote” y por 1.000 pesos mexicanos, los donadores recibirán una infografía sobre las chinampas-refugios, una carta de agradecimiento y distintas postales de Xochimilco.

Además de los medios de donación directa, también existen opciones para “adoptar” ajolotes durante uno, seis o doce meses, con los que los buenos samaritanos recibirán diferentes recompensas.


Leído 374