En el soccer somos bien Putos, primero el negocio, luego la equidad

“No hagas cosas malas que parezcan buenas” es lo que reza el proverbio popular y es que, ¿Cuántas veces hemos sido testigos de la hipocresía con la que se manejan ciertos negocios en nuestro país?, De aquellas prácticas en dónde no importa quien salga perjudicado, lo importante es que la mina de oro siga funcionando, porque en pleno 2021 hay formas más que estudiadas para poder salirse por la tangente, lagunas legales en dónde más que nadar libremente, se puede hasta navegar en yate, en transatlántico con toda la tranquilidad del mundo.

Para nadie es un secreto que vivimos en tiempos de cambio o cuando menos de transición, modificando detalles, condiciones y aspectos que anteriormente se tenían como la verdad absoluta, dentro de todo ese océano de temas que se están trabajando como sociedad está el de la equidad de género, un tópico no menor pues, las mujeres no tienen por qué ser discriminadas en su manera de actuar, decir, pensar y realizar muchas de las actividades que se creen exclusivas para hombres o donde estos últimos se instalan como el centro de todo.

Las diferencias entre sexos son eso, cuestiones netamente fisiológicas y orgánicas, pero jamás, un determinante para cuantificar la validez e importancia que pueden llegar a tener uno u otro en cualquier ámbito social. Una vez dicho esto, está perfecto que las instituciones y empresas aboguen por regularse internamente y llevar a la práctica este tema, mujeres y hombres por igual, sin privilegios, pero… ¿Qué pasa cuando una encomienda noble se transforma en el pretexto ruin de unos cuantos?

El pasado 18 de junio, el ente rector del fútbol a nivel mundial, la FIFA, sancionó a la Federación Mexicana de Fútbol (FEMEXFUT), con una multa de 65 mil dólares y la orden de jugar sus dos próximos partidos como local (en el estadio Azteca), sin público en las tribunas, todo esto, derivado del “hartazgo” de la FIFA ante el grito “¡Eh, puto!”el cual, ha tildado de violento, homofóbico y por ende anti deportivo, dicho grito, se hace presente en cada partido que la selección mexicana disputa desde el 2008, pero, fue durante el mundial de Brasil 2014, cuando la FIFA decidió poner manos a la obra con una premisa muy simple: “Se va el grito de las tribunas o seguirán las multas y posteriormente, sanciones reglamentarias como vetar de cualquier competición internacional al representativo mexicano, sin importar la categoría”.

Lo anterior mencionado es muy fuerte, es decir, prohibir que las selecciones de México jueguen cualquier torneo avalado por FIFA, solo porque, el grueso de la afición no entiende que ese grito es de acuerdo con las nuevas normas de socialización, una mala práctica… pareciera algo muy estricto, pero, ¿Es la FEMEXFUT una víctima cruel en todo esto?, Bueno, prepárate para la respuesta porque en efecto es un rotundo NO y a continuación te damos un pequeño ejemplo de como se las gastan los directivos, “los de pantalón largo”, para resguardar sus intereses capitales.

Más temprano que tarde, el presidente de la FEMEXFUT, Yon de Luisa Plazas, en conferencia de prensa salió a pronunciarse respecto al tema:

"Esto ya no es divertido. Después de las multas y vetos, que es donde estamos, seguirá la reducción de puntos, el perder el partido, la exclusión de un torneo y el descenso de categoría, en lo que a clubes se refiere el mundial está en juego, no solo el de Qatar, sino el de 2026 dónde seremos sede".

Por supuesto profesó su preocupación y exhortó a la afición, por “milésima vez”, a que se apeguen a los protocolos y estatutos de FIFA por el bien del fútbol, pero lo interesante no fue esto último, lo interesante y en palabras del propio presidente de la FEMEXFUT fue lo siguiente:

"es aplicable para Selección Absoluta, o puede pagarse en femenil, Sub-20 u otra. La redacción del documento nos deja abierto esto... Hay que esperar, estamos analizando bien todo y entregando los documentos que nos ha pedido la FIFA".

Es decir, que se buscará la manera de que el castigo no perjudique los compromisos que la selección mayor ya tiene pactados en suelo mexicano, en dónde, según informes de fútbol y finanzas de Sports Business realizados durante las eliminatorias al mundial de Brasil 2014, la FEMEXFUT se embolsó 60 millones de pesos por 5 partidos en el Azteca correspondientes a la fase “hexagonal final”, cifra que solo contempla los ingresos de taquilla.

Si a esto le sumamos los juegos amistosos en Estados Unidos, organizados por la empresa Soccer United Marketing, la cual, le entrega 2 millones de dólares por partido a la FEMEXFUT, nos podemos dar una idea de porque es tan importante que se detengan las sanciones de la FIFA o cuando menos que alguien más pague los platos rotos, puesto que, dos partidos a puerta cerrada representarían una perdida aproximada de 8 millones de pesos por partido dada la capacidad actual del estadio por las restricciones impuestas por la pandemia sanitaria y eso sí que duele, incluso más que la homofobia.

También lee: Qatar 2022 6,500 muertos durante la construcción de los estadios mundialistas, y el ¿Fair Play?

Derivado de todo este caos el “war room” de la federación estalló y de manera magistral encontraron la solución para que las pérdidas no sean pérdidas: agendar 2 partidos de la selección femenil antes de que la selección varonil juegue en el Azteca y apelar a qué sean las mujeres quienes paguen la sanción, así de claro, al respecto la directora técnica de la selección femenil, Mónica Vergara, dijo lo siguiente:

“Esto es porque, así como todo el tiempo estamos peleando que el fútbol femenil se le vea tanto como el varonil. Eso implica que si estamos pidiendo una igualdad tenemos que respetar la sanción impuesta por el máximo órgano del fútbol que es la FIFA. Creo que tenemos que concientizar que los aficionados vayan a los estadios en un ambiente sano".

Dentro de todo este mar de complicidades, también se descubrió que el calendario de la selección femenil no contemplaba partidos como local en el estadio Azteca hasta noviembre de este año, (calendario que es dado a conocer por la propia FEMEXFUT), pero, mágicamente luego de conocerse la sanción de la FIFA, se están programando 2 partidos en septiembre y octubre, mismas fechas en las cuales, la selección varonil disputaría encuentros del “octagonal final” como local, al respecto Mónica Vergara explicó:

“Desde el año pasado se buscó que estas fechas de septiembre y octubre tuviéramos partidos en México, evidentemente no se puede difundir porque hasta que de verdad se cierran todos los contratos es cuando se publica todo”.

Una vez que se supo el plan maquiavélico que se gestaba desde las oficinas de la federación, de nueva cuenta Yon de Luisa salió a declarar:

“No es así, la información no es correcta, estamos esperando que la FIFA nos indique el detalle de la sanción, hay partidos de ambas selecciones en los próximos meses, aún no sabemos cuándo se aplicarían esos dos partidos a puerta cerrada”.

Hasta ahora queda por esperar dos cosas: 1) El dictamen de la FIFA en donde se constate textualmente quién puede y debe pagar la sanción y 2) Ver si tienen el cinismo de justificar su negocio mediante el grito de “equidad de género”.

También lee: Qatar 2022 6,500 muertos durante la construcción de los estadios mundialistas, y el ¿Fair Play?

Lo que es cierto, es que entre la FIFA, la FEMEXFUT y la administración gubernamental actual en México, la famosa 4T, tendrán una muy buena “fiesta” por lo menos hasta el 2024, ya que, acerca de este tema en específico, la cámara de diputados se pronunció al respecto y extendió la recomendación a la FIFA y a la FEMEXFUT de que no se castigue a la selección femenil por algo en lo que no incurrieron y que se practique realmente la equidad de género en otros ámbitos, por ejemplo en los salarios de un deporte que por décadas ha sido excluyente con las mujeres.

Solo para terminar, en la Liga MX femenil, el salario de una jugadora profesional oscila entre los 1,500 a 120,000 pesos mensuales, pero, el promedio en general es de 5 mil pesos, mientras que en la rama varonil los salarios oscilan entre los 3 millones 800 mil a 121 millones de pesos anuales, dando un promedio general mensual de 5 millones de pesos, todas estas cifras son de conocimiento público otorgadas tanto por los clubes y la misma administración de la Liga MX.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) considera que para alcanzar la línea mínima de bienestar en este país el salario debería ser de 2,850 pesos al mes, pero… en esto no hablamos de equidad ¿Verdad?

 JR Brindiz


Leído 414