La polémica fama de Sammy Pérez: El día que metió en problemas a Televisa

Luego de que se especulara sobre el fallecimiento de Sammy a causa del COVID-19, la noche de este lunes 19 de julio, los allegados al actor / comediante desmintieron la noticia, asegurando que se encuentra delicado a causa de la enfermedad, pero aún con vida.

Las reacciones al respecto de este icono de la televisión mexicana no se han hecho esperar, es por eso por lo que aquí te contamos de volada un poco más acerca de su vida dentro y fuera de la pantalla chica.

Samuel Pérez Reyes o mejor conocido como Sammy, nació el 3 de octubre de 1965 en Pantepec-Puebla, inicio en el mundo de la televisión en el programa El calabozo, conducido por Esteban Arce y “El burro” Van Rankin, en el cuál, participaba ocasionalmente en las secciones y temas expuestos en el programa, siempre con un tono humorístico y hasta de burla hacia su persona, situación que si bien era realizada premeditadamente por la producción y que sin duda hoy sería considerada como bullying, a él no molestaba y por el contrario siguió buscando espacios en diversos programas bajo este mismo rol.

Fueron 11 años en los que Sammy trabajaba en un tercer plano, siendo más un extra que un elemento especial para las producciones, una de sus apariciones más reconocidas fue en el programa Chespirito, junto a Roberto Gómez Bolaños, en el cual, apareció como un cliente del hotel “Buenavista” dentro de un episodio del sketch Los Caquitos.

Tuvieron que pasar 4 años para que Sammy encontrara un lugar “importante” en cámara, esto sucedió en el programa Derbez en cuando, producido por Eugenio Derbez, en el cuál, se volvió un actor constante dentro de la baraja de sketches que el comediante mexicano preparaba para complementar el programa.

Posteriormente en 2002, también de la mano de Eugenio Derbez, ahora en el programa XHDRBZ, fue el momento idóneo en el que Sammy logró la popularidad nacional, a la par de referentes importantes como Andrés Bustamante con su personaje de “El Güiri, Güiri”, El cómico Teo González o la actriz María Elena Saldaña con su interpretación de “La Güereja”.

El boom mediático que alcanzó con dicha participación provocó muchas críticas a Eugenio Derbez, ya que, gran parte de la sociedad mexicana señalaban al productor de simplemente aprovecharse de la particularidad cognitiva de Sammy, para burlarse de él y generar así un humor despreciable.

Sin embargo, a pesar de estas críticas, Derbez siguió invitando a Sammy para colaborar en múltiples proyectos, pero, Sammy no se limitaba a trabajar exclusivamente con Eugenio y era continuamente invitado a aparecer en diversos contenidos dentro fuera de la televisión, como obras teatrales cómicas y programas de revista en radio.

Dentro de esta seguidilla de apariciones, hubo una en específico que provocó un problema importante que involucró la intervención de una organización gubernamental, fue en el 2009 cuando la producción del programa Hazme reír y serás millonario, en complicidad con la conductora Galilea Montijo y la comediante Roxana Castellanos, decidieron realizar una broma del tipo cámara oculta a Sammy, para así, presentarla en televisión nacional durante la emisión de un episodio más del show.

También lee: Franco Escamilla “abrirá” el Auditorio Nacional

A grandes rasgos la broma consistía en observar la reacción de Sammy ante un escenario del tipo erótico, a tal grado, de dejarlo en paños menores para después hacerle creer que por dicha conducta sería arrestado, esto, no fue del agrado del mítico actor Rafael Inclán, quien expresó su total descontento y arremetió en contra de Galilea y Roxana por tal humillación cometida contra Sammy, al grado de retirarse del show y presentar su renuncia.

En este sentido, la polémica fue aún más grande cuando la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (en aquel entonces), inicio una carpeta de investigación bajo el argumento de la protección a personas con capacidades diferentes en aras de erradicar la discriminación, resultando en una intervención directa a Televisa, en la que, se le solicitaba que todos sus empeñados tomarán un curso de concientización ante tales actos.

Al respecto de tal situación, tanto Sammy como su familia declararon que en ningún momento se sintieron ofendidos y que por el contrario, él seguía en toda la disposición de seguir trabajando con la empresa.

Le deseamos pronta recuperación al buen Sammy.


Leído 198