Ansu Fati del Barcelona recibe un auto como regalo pero aún no tiene permiso de conducir

Ansu Fati recibió un Cupra Formentor como regalo del patrocinador, pero la joven estrella del Barcelona todavía no tiene la licencia de conducir para manejarlo. El futbolista recién cumplió 18 años y no ha completados los trámites de la licencia debido a la pandemia y una lesión en la rodilla.

Ansu es uno de los jugadores en ascenso con mayor potencial del fútbol mundial, con la carrera del prodigioso artillero del Barcelona cobrando auge en meses recientes. Luego de haberse hecho con un puesto en el primer equipo del Camp Nou y convertirse en el goleador de menor edad en la historia de la Champions League y con una selección de mayores vistiendo la camiseta de España, el delantero de 18 años está presto a conquistar la cima del balompié.

Fati comienza a acaparar miradas más allá del ámbito del fútbol, con distintas marcas mostrando disposición a asociarse con una de las estrellas en ciernes con mayor promesa de la actualidad. De hecho, el joven acaba de firmar para convertirse en embajador de Cupra, la marca española de autos deportivos que inicia su segundo año como socia oficial del Barcelona.

“En Cupra, nos sentimos muy identificados con la trayectoria de Ansu Fati, un joven de raíces humildes que lucha por sus sueños e inspira a las nuevas generaciones desde Barcelona con audacia y ambición”, afirmó Wayne Griffiths, presidente de Cupra, mediante un comunicado de prensa. “En poco tiempo, tanto la marca como el futbolista se han abierto camino en el mundo de la automoción y el fútbol gracias a su carácter inconformista y el deseo por la evolución constante”.

También puedes leer: El sueldo de los cracks mundiales

“Ansu es un chico que quiere marcar la diferencia y ayudar a la sociedad a evolucionar, así que formará parte de un grupo de jóvenes talentos con los que Cupra quiere impulsar la transformación en la era de la electrificación”.

Fati visitó la sede de la fabricante automotriz ubicada en Martorell, Cataluña; e incluso configuró su propio auto personalizado modelo Cupra Formentor, que le fue obsequiado como parte del contrato de patrocinio con el club.

Fati llegó a la edad legal mínima para manejar autos en España al celebrar su cumpleaños 18 el pasado 31 de octubre. Sin embargo, apenas una semana después, el culé sufrió una rotura de menisco en su rodilla izquierda durante el triunfo 5-2 de su equipo sobre el Real Betis, obligándole a pasar por el quirófano. Desde entonces, el delantero se ha mantenido fuera de acción y varias fuentes han confirmado a ESPN que Fati no ha podido presentar el examen de conducir durante su periodo de rehabilitación.

Por ello, al menos por un tiempo, el chico prodigio del Barça tendrá que conformarse con posar con su atractivo auto nuevo y sentarse tras el volante sin poder encender el motor.

Es cierto que Fati no es la primera figura en ascenso que sufre las consecuencias de ser demasiado joven. Durante sus primeros años vistiendo la camiseta del Bayer Leverkusen, Kai Havertz se vio obligado a ausentarse de un partido de fase de eliminación de Champions League contra el Atlético de Madrid porque el volante ofensivo que entonces tenía 17 años debía presentar “unos importantes exámenes en la escuela” al día siguiente.


Leído 186