El día que Soda Stereo tocó en unos XV años en Ecatepec

Al inicio de sus carreras muchas bandas han tocado en los lugares más inimaginables, creado una serie de leyendas urbanas sobre sus inusuales presentaciones.

Cómo olvidar el concierto de Radiohead en un pequeño bar de Ojo de Agua, o Nirvana en el "Iguanas" de Tijuana, la caótica presentación de Interpol en una sala de exposiciones del WTC de la Ciudad de México con jóvenes aventándose de las escaleras eléctricas tras el final del recital, Metric en un semi vació Vive Cuervo Salón o el increíble set de Justice en su primer visita a México. A pesar de que estas historias pueden parecer mentiras o un mito, en realidad todas fueron reales.

Otro concierto legendario e inusual es aquel que tuvo la banda argentina Soda Stereo en una panadería ubicada en San Cristóbal Ecatepec, en el Estado de México.

El 28 de marzo 1993, la gira Dynamo de Soda Stereo llegaba a su fin con una fecha en Ecatepec, concierto que según los integrantes de la banda fue uno de los más raros de su carrera, pero el mejor de toda la gira.

Luego de una serie de conciertos por todo el país, Gustavo Cerati, Héctor “Zeta” Bosio y Charly Alberti, llegaban a la última fecha pactada. No se trataba de un  gran foro, ni siquiera de un bar de moda de aquél entonces como Rockotitlán o RockStock, no señor.

Al llegar al lugar del evento, los chicos de Soda Stereo pensaron que el chofer se había equivocado o les estaba jugando una broma, pero en realidad era la dirección correcta.

El concierto iba a ser en el patio trasero de la panadería "El Ángel", una panadería ubicada en el centro de Ecatepec, según cuenta Wady Rodríguez, el iluminador que formó parte del staff de la banda durante varios años.

"Literalmente no lo podíamos creer. Pensamos que el chofer se había equivocado de dirección o que nos estaba haciendo una broma; sin embargo, este se estacionó frente a la panadería y nos dijo "llegamos"”, dijo Wady.

También lee: “De música ligera”, el clásico de Soda Stereo nació en Morelia entre unas pruebas de sonido

Pese a lo inusual del recinto, el equipo y los músicos se prepararon para el recital, se trataba de un evento privado, una fiesta sorpresa de XV años, el dueño de la panadería había contratado a Soda Stereo para darle la sorpresa a su hija.

De este concierto existe la foto tomada al final, donde se puede ver a los chicos de Soda junto a su staff y parte de los invitados de la fiesta sobre el modesto escenario cubierto con lonas blancas y naranjas. Este fue el play list de aquél día.




Leído 1336