El bicho, la inundación y el sismo: "aunque te quites y aunque te pongas"

Esta última semana ha sido un festival apocalíptico en la CDMX y el área metropolitana, no… no lo decimos porque un presunto violador salga libre por 30 mil pesos, cosa que ya está de la chingada en sí misma, sino, por las ganas que ha demostrado la madre naturaleza para que vayamos “ahuecando el ala” de lo que alguna vez fue un terreno lacustre, lleno de vida más no de vivos que a huevo quisieron poner su casita en un lago y los cerros aledaños.

Comencemos por “el protagonista de esta película”, el precioso COVID-19, que con sus variantes: Alfa, Beta, Delta, Inglesa, Africana, Hongo, Huitlacoche, Papa con chorizo, Flor de calabaza y Deshebrada; sigue causando estragos y bajas entre los chilangos, ya que, en el último reporte emitido por la Secretaría de salud de la capital, se establece que existen 19 mil 174 casos activos, lo cual, representa un aumento de 2 mil 655 tan solo en la última semana, si a eso le sumamos el regreso a clases, la reapertura normal de centros de entretenimiento y la confusión que existe respecto a cómo funciona la vacuna, parece ser que esta saga tendrá una tercera entrega para el 2022, haciendo de esta una trilogía digna de llamarse “No entienden, que NO entienden”.

Mientras tanto en otras latitudes del área metropolitana, las lluvias no han dado tregua para nada ni nadie, Ecatepec se postula como principal candidata a llevarse el título de “Nueva Venecia”, son alucinantes los vídeos en redes sociales tomados por los habitantes más malandros del país, en dónde podemos ver qué a los coches se les da bien eso de flotar y que a los ingenuos se les hace fácil atravesar el cause de las aguas solo para ser arrastrados varias calles adelante.

Al respecto, las colonias más afectadas del municipio de Ecatepec fueron: Hank González, San Cristóbal Centro, Los Bordos y Tierra Blanca, entre otras. En dónde sus habitantes reportan la perdida de sus pertenencias hasta en un 80%, siendo los aparatos eléctricos los más registrados, al respecto Fernando Vilchis, presidente municipal de Ecatepec declaró:

“Fueron tres barrancas que están ubicadas en las partes altas de la Sierra de Guadalupe las responsables, fue todo en cascada entonces fue imposible enfrentar el paso de la naturaleza a una velocidad brutal, en este caso el agua. Tenemos establecido que llegó hasta 24 milímetros la creciente, entonces es algo que salió de nuestros alcances, los cárcamos que tenemos resultaron sobrepasados en unos minutos y la verdad no se esperaba una lluvia así, en los últimos 30 años no se había tenido una lluvia de estas dimensiones”.

Mientras que, Alfredo del Mazo, gobernador de la entidad mexiquense ha estado calladito respecto a este y otros temas, lo cual NO es novedad, ya que, básicamente ha estado así desde que inicio su administración en 2018, por favor, que alguien le avise que ya se le está haciendo tarde en exposición mediática si es que pretende ser candidato para la presidencial.


También puedes leer: "Personal de la Sedena ya está listo para el desfile militar de la Independencia de México"



Y ya para cerrar… “¿Dónde te agarro el temblor?”, Chico Che lo sabía todo cuando escribió ese temazo y no le hicimos caso, gracias por tanto y perdón por tan poco. En fin, ya hasta parece chiste que cada septiembre “retiembla en sus centros la tierra” y es que acá pudimos comprobar que el tamaño si importa, ya que, con ese tremendo 7.1 en escala Richter fue imposible no salir disparado a pesar de la lluvia, de la pijama y de la chancla a medio poner, es más, de entre todos los males lo último en lo que pensamos fue en agarrar el cubrebocas y la sana distancia.

Los especialistas del Servicio Sismológico Nacional siguen defendiendo a capa y espada que es imposible prever cuando ocurrirá un sismo y que mucho menos el mes de septiembre en si mismo es una causa de ellos, en este sentido en 2018, Luis Quintanar Robles, investigador del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM, señaló lo siguiente a propósito del mito sobre septiembre, el clima y los sismos:

“En el mes de septiembre surgen creencias, mitos de que hay épocas para que ocurran los temblores, así como las hay para las lluvias. Hay que dejar claro que los sismos se originan al interior de la tierra y nada tienen que ver con fenómenos atmosféricos. Los sismos ocurren a lo largo del año y hay que estar preparados”.

Sean peras o manzanas también podemos decir que “el diablo está en las casualidades” así que… sin afán de retar al destino, acá en la redacción de Renegado vamos a trabajar el 19 de septiembre en el patio o en la banqueta de nuestras casas, con ropa de calle, mascarilla, gel antibacterial y un buen paraguas por aquello de las malditas dudas.

JR Brindiz

Leído 201