El Teatro Apollo

Por Xavier Valiño

Cuando abrió en 1934, el teatro Apollo se convirtió de inmediato en uno de los muy escasos lugares no segregados que daba oportunidades a la gente de color, casi el único sitio en el que estos artistas podían actuar y lanzar su carrera. De hecho, solo allí Billie Holiday se sentía segura cantando “Strange Fruit”. Desde entonces, y con un único parón debido a una bancarrota, ha seguido en activo.

Ese oasis anhelado y envidiado en el corazón de Harlem es, como bien se asegura en este documental, historia de la cultura negra. Así lo recuerdan algunos de los rostros, conocidos y anónimos, que intervienen en el film, asegurando ya desde su inicio que Apollo es sinónimo de ser negro, de estar al más alto nivel, de conseguir lo que uno pretenda. 

También puedes leer: 12 canciones esenciales para entender y disfrutar a Stevie Wonder

Aunque no siga una narración lineal clara, se recuerda a Ella, Sarah o Eartha, se ve en su escenario a Lauryn Hill a los 13 años y a Stevie Wonder a los 12, se muestran las notas de su primer dueño calificando las actuaciones y cómo había ido el negocio cada noche, se habla de lo decisivo que fue el directo de James Brown registrado allí o lo importante que sigue siendo su noche de los aficionados. Montado más bien a base de impulsos e impresiones, seguro acrecienta el interés en el espectador por seguir investigando… y por visitarlo.

via ultrasonica

Leído 130