Breve historia de la depilación femenina

En esos momentos íntimos, muchas veces nos enfrentamos un panorama desconcertante: ¿Con o sin pelo? ¿Tu que prefieres? Las zonas genitales de hombres y mujeres han visto pasar modas desde lo natural y casi "Afro" hasta prácticamente la calvicie absoluta. En gustos se rompen géneros, pero debo confesar que la primera vez que vi a una mujer completamente depilada me sentí raro..

Yo la verdad prefiero algo como dicen: Bien podado que completamente ausente de vello púbico. Pero ¿de donde chingados salió esa moda?

“Si te depilas toda, gozarás más”. O “Ellos lo prefieren sin un pelo” Muchos son los mitos que rodean a un pubis absolutamente depilado. Lo cierto es que es “la” tendencia de belleza íntima de este siglo ya no se trata de “recortar” o sólo prolijar: ahora la misión es dejar nuestra intimidad casi al descubierto, totalmente despojada de ese vello que pocas décadas atrás reflejaba la sexualidad absoluta,

La historia de la depilación femenina se remonta al antiguo Egipto. Según el libro Plucked (Arrancado) de Rebecca M.Herzig, profesora de estudios de género y sexualidad, se han encontrado vestigios en Egipto de la práctica tanto en hombres como mujeres. Existe evidencia de que los egipcios se depilaban casi todo el cuerpo, incluido el vello púbico, y lo hacían con piedras afiladas o cera. Herzig cuenta en su libro que en Grecia y Roma también se practicaba la depilación, pero todavía quedan dudas de si era una práctica generalizada o solo de clases sociales altas. La historiadora del arte y vestuario Anne Hollander, explica en su libro Seeing Through Clothes que en el arte griego se pueden ver representaciones de vello púbico en las mujeres en vasijas, pero que en las esculturas no. Según Hollander eso da a entender que los griegos veían la depilación femenina del pubis como un atributo estético.

En los siglos posteriores queda poca evidencia de las prácticas depilatorias, según cuenta Victoria Sherrow en el libro Encyclopedia of Hair: A Cultural History (Enciclopedia del pelo: un historia cultural). Sherrow afirma que existen en libros medievales y del Renacimiento vestigios de las recetas para preparar ungüentos que quitaban el vello. Por la literatura se sabe que quitarse el vello púbico era una práctica común entre las prostitutas del siglo XVI, tal y como se cuenta en la obra La lozana andaluza cuyo autor es desconocido pero las investigaciones apuntan que fue obra de un español llamado Francisco Delicado. La obra publicada en 1528 incluye un diálogo en el que se cuenta cómo la Lozana (una prostituta en Italia) depilaba a clientas con una crema.

Sobre la historia más reciente Herzig cuenta que las expectativas actuales sobre la depilación femenina se deben a tres factores o hechos históricos. El primero fue que las teorías de la evolución que Charles Darwin publicó en 1871 plantearon que un cuerpo con menos vello obedecía a que estaba más evolucionado (y por ende era superior). La segunda razón obedece a que King Camp Gillette, creador de la marca de cuchillas para uso doméstico, comenzó a vender un modelo para las mujeres en 1914: la Gillette Milady Décolleté. Gillette anunció su producto en revistas de moda femeninas como Harper’s Bazaar al darse cuenta que la moda exponía las axilas de las mujeres. Gillette no desaprovechó la oportunidad de duplicar el número de consumidores de sus productos y por eso se anunció en las revistas donde aparecía la ropa.

La moda es para Herzig el tercer factor determinante, pues al mismo tiempo que se anunciaban las cuchillas, la ropa estaba hecha para mostrar más piel que en el siglo XIX, en especial las axilas. La profesora cuenta que la práctica moderna de depilarse las piernas comenzó durante la Segunda Guerra Mundial, ya que hubo una escasez de Nylon y por lo tanto de medias. Esto empujó a las mujeres a depilarse las piernas y cubrirlas con aceite para que las piernas se viesen suaves a pesar de no estar recubiertas por el brilloso material de las medias. La práctica se popularizó y se quedó como normal social: para 1965 en Estados Unidos 98% de las mujeres de 15 a 44 años se depilaban las piernas. Según la autora esa cifra se mantiene hasta el día de hoy.

La investigadora de temas de feminismo en la Universidad Bates explica que el momento histórico de la modernidad que marcó un antes y un después para entender el pubis sin vello como algo atractivo sexualmente fue en 1975, cuando la revista pornográfica Hustler publicó fotos mujeres sin vellos púbicos. “La pornografía tiene un impacto importante en vincular la estética y la belleza con los cuerpos depilados. Esto influye tanto en los hombres como en las mujeres. Hoy en día ambos sexos se depilan casi todas las partes del cuerpo que tienen pelo”, explica la doctora en Filosofía Carmen González, del Instituto Universitario de Estudios de Género de la Universidad Carlos III de Madrid.

Para Rosa San Segundo, directora del mismo Instituto, la depilación es tan solo un tema más de cuestionamiento en el ámbito feminista: “Estamos viviendo la cuarta ola del feminismo, en la que se está cuestionando toda la socialización que hemos recibido las mujeres. Eso por supuesto incluye un debate sobre la depilación que probablemente no tenga una respuesta inmediata”. San Segundo explica que casi no existe bibliografía sobre la historia de depilación femenina en castellano.

Los médicos opinan

El dermatólogo Antonio Ruiz de Almirón miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología valora que la tendencia de quitarse el vello depende del contexto cultural y las modas. Ruiz de Almirón dice que médicamente no hay ninguna diferencia entre depilarse o no, es decir no implica más higiene ninguna de las dos.

“El vello tiene dos funciones: la protectora y la estética. Las cejas, pestañas o el pelo en la nariz y en los genitales protegen. La estética puede ser por ejemplo las cejas, que dan expresión a la cara”, explica el médico Ruiz de Almirón.


Leído 660