¿Qué frutas pueden comer los perros?

Ya sabemos que este 21 de julio se celebra el día mundial del perro y ya te dijimos a dónde lo puede llevar a festejar, pero todos sabemos que nuestros peludos de cuatro patas, diario quieren festejar y que mejor manera que hacerlo comiendo de lo que comemos los humanos. O a poco a ustedes nunca se les han quedado viendo desde abajo con esa carita de no mato ni una mosca para que les demos algo mientras degustamos algún platillo o botana. Y la verdad es que, salvo contadas excepciones, regularmente caemos ante el chantaje de nuestros canes.

En este sentido, es importante señalar que la amistad que han tenido los perros y las personas a través de miles de años ha reforzado el vínculo que los une hasta un punto en que se han adaptado para convivir con nosotros a un nivel genético, ya que poseen ciertas capacidades digestivas que les permiten aprovechar los nutrientes de los carbohidratos, lo que los convierte en omnívoros, a diferencia de sus antepasados enteramente carnívoros: los lobos; gracias a esto es que pueden disfrutar de una dieta más rica y variada. Sin embargo, por muy cercanos que sean, no pueden disfrutar de todas las delicias naturales al igual que nosotros, pues algunas frutas resultan tóxicas para el organismo de nuestros mejores amigos. Por ello, y para evitar problemas de salud en ellos, con el apoyo de Purina, les presentamos las frutas que pueden comer los perros.



Antes de esto, es fundamental considerar que algunas frutas le pueden brindar sus nutrientes a tu perro sin ningún problema, por lo que sólo debes tomar en cuenta que no es recomendable que coman grandes cantidades de frutos debido a la cantidad de azúcar (fructosa) que contienen y, muy importante, deberás quitar las semillas o pepitas de cualquier fruta que le ofrezcas.

Manzana: rica en vitamina C, calcio y ofrece propiedades antiinflamatorias. Ideal para prevenir problemas estomacales.
Plátano: rica en fibra soluble, pero ésta debe proporcionarse en cantidades pequeñas y detener su consumo si notas que a tu perro le provoca diarrea.
Albaricoque y melocotón: así como el plátano, también son ricas en fibra soluble, por lo que ayudan a las funciones intestinales, pero, además, ofrecen un alto contenido en hierro, que ayuda a prevenir la anemia.
Arándano: rico en antioxidantes, vitamina C y fibra. Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares en tu perro.
Pera: rica en fibra y potasio, por su bajo aporte calórico, son una buena opción para perros con diabetes.
Sandía: en pequeñas cantidades y sin semillas/pepitas, ayudan a tu perro a mantenerse fresco en un día acalorado.
Melón: rico en vitamina A y E con grandes propiedades antioxidantes y diuréticas.


Lo mejor que puedes hacer para procurar el bienestar de tu perro es brindarle una dieta que le proporcione los requerimientos nutricionales adecuados para cada etapa de su vida, y el alimento indicado por un veterinario, mientras que la fruta debe de emplearse a modo de premio en cantidades pequeñas y en balance con la dieta diaria de tu perro. 


También puedes leer: "Esta es la multa en CDMX por traer a tu perro en el auto"



Finalmente, estos frutos NUNCA se los debes de dar a tu perro:

Uvas y pasas
Aunque pueda parecer un alimento nutritivo y delicioso, la realidad es que estos frutos le generan daños renales y hepáticos, por lo que el consumo prolongado podría causarle insuficiencia renal.

Cerezas y semillas
El peligro real de este alimento es el mismo que con la mayoría de las frutas y semillas con hueso: el cianuro. Esta sustancia es un veneno natural que no puede ser procesado por el organismo de tu perro.

Aguacate
Esta deliciosa fruta es una de las que más problemas podría causarle a tu perrito, ya que contiene persina, una sustancia que puede generarle desde malestar estomacal hasta daños en el corazón.

Cítricos
El problema con frutos como el limón, la lima, la naranja o la toronja, entre otras, es la gran cantidad de azúcares que contienen, lo que puede generarle problemas de obesidad y diabetes; aunado a esto, podría generarle vómito y malestar estomacal.


Leído 275