¿Si prendo el aire acondicionado del carro se gasta más gasolina?

La respuesta es sí.


Pero si quieres saber porque, entonces:

Contar con aire acondicionado (A/C) hoy en día es parte del equipamiento estándar y de serie en la mayoría de los vehículos. Su función es básicamente la de mantener una temperatura adecuada a las necesidades de nuestra época, desde enfriamiento en época primaveral hasta calefacción en invierno. Sin embargo, hay muchas teorías sobre si el uso de este elemento consume o no más gasolina y si es mejor bajar las ventanas y respirar aire caliente o helado.

Los autos modernos usan un sistema de climatización que es tan avanzado que el conductor puede tener una temperatura y el copiloto poner otra, a esto se le llama climatización de doble zona o incluso puede dividirse en más zonas dependiendo del vehículo.

Pero, de acuerdo con lo anterior, dependiendo de las exigencias, el sistema de aire lo que hace básicamente es tomar el aire de la temperatura ambiente, enfriarlo y lanzarlo al interior. Y para esto se requiere un consumo energético el cual se ve reflejado en el consumo de combustible. Lo notamos cuando estamos en marcha, encendemos el aire y de repente el tacómetro sube sus revoluciones y sentimos que el auto “se amarra” o arranca con un ligerísimo extra de esfuerzo.

¿Cómo funciona el sistema del aire acondicionado?

Parece sencillo pero pensemos en la complejidad de introducir aire caliente de un lugar como Monterrey a 30° centígrados, filtrarlo, enfriarlo y deshumidificarlo para que llegue al interior.

El sistema utiliza un compresor que aspira el gas refrigerante y lo comprime para subir la temperatura. El condensador usa el gas comprimido y lo pasa por un serpentín donde se condensa y se vuelve a estado líquido. Y mediante una válvula de expansión el líquido comprimido se descomprime y cambia a estado gaseoso para enfriarse. Al final ese gas frío pasa a otro radiador que en contacto con el aire pasa al habitáculo y toma el calor, luego el aire se enfría y un ventilador lo impulsa hacia el interior. Todo esto en un ciclo.

Como bien pudiste adivinar, el uso del compresor genera más uso de aire acondicionado y por ende al acoplarse al giro del motor mediante una correa lo hace con la misma propulsión del auto y consume más energía. Se estima, según estudios, que gasta entre 5% y 20%, dependiendo de la exigencia del uso. Para algunos podrá parecer mucho, para otros nada si ponderan su comodidad y seguridad.

La ecuación es simple, si en tiempo de calor buscas tener la temperatura más fría, consumirás más energía y un cierto porcentaje de tu combustible será sacrificado en el esfuerzo. Lo mismo aplica si quieres temperatura caliente en época invernal.

¿Mejor bajo la ventana?

Se sugiere que la temperatura ideal dentro del auto la tengas entre 21 y 23 grados centígrados; si tu auto cuenta con sistema “Start/Stop”, esto hace que se apague el aire cuando el motor también lo hace, trata de mantenerlo así lo más que puedas, en caso contrario, simplemente desactiva el sistema y todo el tiempo tendrás aire, pero no ahorro.

Si tu auto cuenta con sistema “Start/Stop”, esto hace que se apague el aire cuando el motor también lo hace.

Sobre el tema de que si es mejor bajar las ventanas del auto para ahorrarnos el consumo, dependerá mucho del manejo del conductor y la velocidad. Si vamos en carretera, la fuerza aerodinámica a más de 80 km/h podría hacernos perder rendimiento, pues basta con sacar la mano por la ventana para darnos cuenta que ir contra el viento requiere esfuerzo, y si el aire se mete al habitáculo con fuerza, ir en contra no nos hará ahorrar dinero, al contrario, el auto requerirá más esfuerzo para avanzar y gastará más gasolina que traer el aire encendido. Por lo tanto, a más de 80 km/h es mejor usar el aire acondicionado.

¿Cuándo se usa el aire recirculante?

En la botonería del sistema de aire acondicionado veremos un dibujo de un auto con una flecha como si fluyera de adelante hacia atrás y otro donde se ve el mismo auto pero con una flecha dando un medio círculo. Esto último significa que, cuando tengamos el aire a temperatura ideal, podemos activarlo y el sistema reutilizará el mismo aire de la cabina.

También se usa en carretera para evitar la entrada de malos olores y en su caso contenerlos. Pero si llegan a filtrarse, podemos bajar las ventanas un ratito para que al pasar el punto del mal olor se pueda limpiar nuestro aire interior más rápido y volver a activar el A/C al cerrar las ventanas. Muchos no dudamos en elegir el aire fresco del interior, en su mayoría de las veces limpio de polvo. Lo ideal es tener al menos unos 10 minutos en funcionamiento el aire recirculante y luego desactivarlo y dejar que se filtre aire del exterior.

Activa el modo “AUTO”

Poner en modo “AUTO” o automático el sistema de enfriamiento del aire acondicionado, es lo mejor si quieres alcanzar más rápidamente la temperatura ideal. Cuando lo enciendas posiblemente saldrá el aire a toda potencia, no te asustes, el sistema lo irá regulando conforme considere que la temperatura del habitáculo es la ideal, así evitas manipular el sistema mientras sales a toda prisa de casa a una cita, le dejas el trabajo al sistema de aire acondicionado automático. Y es que muchas veces decimos “no sale aire frío”, pues por error, con las prisas, solemos desactivar el A/C y lo que tenemos es aire natural y caliente, lo cual es molesto.

También lee: Nuevo programa de tránsito en la CDMX: así levantarán las multas y evitarán "mordidas"

Seguridad ante todo

Tener el sistema de aire acondicionado encendido, sobre todo si viajas por carretera y por varias horas, te ayudará a mantenerte activo y alerta. Así lo han revelado diversos estudios, en los que el uso del aire acondicionado es considerado como parte de un sistema de seguridad pues al estar apagado, con altas temperaturas y en un trayecto caluroso, sumado a ventanas cerradas además de la falta de circulación del oxígeno, nos quedaremos dormidos al volante sin remedio, con la posibilidad de provocar un accidente.

Lo más recomendable, si viajas en auto, es tenerlo encendido, o si eres pasajero en un taxi o servicio de plataforma, pedir al chofer que lo encienda, ya que como lo dijimos, existe la creencia de que utilizar el aire acondicionado gastará muchísima más gasolina, pero en realidad no lo justifica el no tener encendido el aire acondicionado.

Cuando sientas que el aire “ya no enfría”, sería momento de ir a que compres gas para aire acondicionado, el cual no suele ser costoso.


Leído 490