Guía definitiva para hombres: ¿en que mano y cómo usar anillos?

“Pero cuando este anillo abandone este dedo, que me abandone la vida, y atreveos a decir que Bassanio ha muerto.”
.- El mercader de Venecia: William Shakespeare

En cuanto a moda y estilo se refiere, el uso de accesorios suele estar muy enfocado al público femenino, desde alhajas hasta aretes, pasando por pañoletas y bolsos, lo cierto es que, los hombres también podemos usar accesorios y de hecho, según los cánones “del buen vestir”, es indispensable la presencia de ellos según el contexto de las situaciones en las que nos encontremos presentes.

Respecto a esto último, los anillos son ese accesorio que tiende a ser muy infravalorado por el genero masculino actualmente, porque sea dicha la verdad, podrás ver hombres con lentes de sol, sombreros, cadenas de joyería, pero… los anillos a menos de “estar casado” son un tabú aún presente, pues bien, en este articulo develaremos el origen de este accesorio masculino, su importancia, sus múltiples significados y sobre todo, algunos consejos para portarlos correctamente, porque claro, no es lo mismo un anillo de la NFL a uno de “linterna verde”.

El uso de los anillos por parte de hombres data de los años 1700 e inclusive mucho antes, por lo general al ser piezas de joyería, su uso estaba reservado para los reyes, emperadores, gobernantes y la nobleza en general, en múltiples retratos se puede observar como los hombres de “poder” portaban múltiples anillos en diferentes dedos, para así, hacer notar las riquezas y por supuesto, resaltar su prestigio ante la sociedad, pero… ¿en que dedo se debe llevar el o los anillos?

También puedes leer: "¿Por qué los hombres prefieren a las mamás solteras?"


Dedo meñique
El uso de anillos en el dedo meñique era frecuente por mafiosos de los años 20’s y 30’s en los Estados Unidos, pero, hoy en día esa perspectiva se ha desdibujado, por lo que puedes usarlo sin ningún miedo a que te confundan con un criminal. Respecto a este dedo se sugiere que se use un anillo con una piedra preciosa, ya que, el dedo meñique al ser el más delgado de todos, hará un contraste con el diseño y la piedra, haciéndola lucir aún más imponente.

Dedo medio
Usar anillos en esta posición suele estar asociado con hombres cuyo carácter es reservado y pacífico, puesto que, representa equilibrio y responsabilidad para con los proyectos y la vida misma de quien lo porta, en este sentido, se recomienda usar “anillos de sello”, ya que, al estar posicionado al centro de la mano se le dará muy buena visibilidad al diseño mismo.


Dedo índice
Este dedo está directa e íntimamente relacionado a los simbolismos de poder y autoridad, ya que, es el mismo dedo con el que solemos apuntar, ya sea para dar indicaciones, ordenes e incluso descargar culpas sobre alguien, este dedo está reservado para anillos cuyo diseño sea ostentoso, ya sea por el tamaño mismo del anillo (grande o grueso) o por la complejidad del diseño y el valor/costo mismo de los materiales con los que está constituido.


Dedo pulgar
Sin duda alguna es el sitio más audaz para portar un anillo, ya que, el dedo pulgar suele ser el más activo para realizar acciones, por no decir que sin su existencia seríamos incapaces de tomar objetos de manera firme, por lo general no se recomienda el uso de anillos en este dedo, sobre todo si tus actividades requieren una movilidad cómoda, pero en caso de querer usarlo, se recomienda que sea en un entorno “de moda”, ya sea para fotografías, retratos o simple exhibición de instantes breves.


Dedo anular
El coco de todos los dedos y de todos los hombres que han pensado en utilizar un anillo, ya que, como es bien sabido, esta posición suele estar reservada para los anillos de compromiso y matrimonio, de hecho, en países como Alemania, el anillo de compromiso se porta en la mano izquierda y posteriormente cuando se han contraído las nupcias, se cambia a la mano derecha. Este tipo de anillos suelen ser los más discretos y menos “vistosos”, ya que, son hechos de un solo material y rara vez se incluyen piedras pequeñas. Si no se está casado también se pueden portar anillos en este dedo, pero, se recomienda que sean “más ostentosos” para dejar en claro que no se trata de uno por matrimonio.


¿Cuántos anillos es correcto usar?
Está respuesta realmente depende del estilo propio de cada hombre, no hay una regla especifica que dicte cuantos “son muchos” o en que dedos combinarlos, por ejemplo, si tu look es de un tipo “extravagante”, usar de 4 a 8 anillos sería lo ideal, sin embargo, si buscas dar una impresión más sobria y sofisticada de 1 a 2 es la clave, aunque por supuesto hay contextos en los que su uso está prohibido por múltiples razones, como es el caso de las actividades físicas, ya sea un partido de futbol o levantar pesas, ya sea porque se corre el riesgo de extraviar el anillo, así como de lastimar a alguien o a uno mismo. Como dijimos, el “cuantos usar”, dependerá de la impresión que quieras causar y de tus actividades a realizar.


¿Si uso más de uno, en que dedos van?
Por simple regla de armonía se recomienda que sea un uso “equilibrado”, es decir, si se usan 2 anillos, uno para cada mano y no necesariamente en el mismo dedo, ya que, en la mano derecha se puede portar el de matrimonio y en la mano izquierda uno de piedra preciosa en el meñique. Aunque también se pueden “apilar” en el mismo dedo, por ejemplo, el príncipe Carlos de Inglaterra suele llevar su anillo de bodas y un anillo de sello en el mismo dedo, en este caso se recomienda que el cuerpo de los anillos sea del mismo material (oro, plata, platino, etc) y de las mismas dimensiones, es decir, ninguno “más grande o ancho que el otro”, para así seguir cumpliendo el punto de la armonía.


Ahora ya lo sabes, el uso de anillo NO es exclusivo para las féminas y como cualquier accesorio, debes tener siempre en mente la situación en la que lo vas a portar y para que lo vas a portar, recuerda esa frase que dice “de la moda lo que te acomoda” y sin duda, contar en tu gabinete con 2 o 3 anillos, te podrán ser de utilidad para combinarlos de acuerdo con tu outfit y necesidades.

Leído 210