Criptomonedas: ¿El nuevo secreto de los millonarios?

En las últimas dos décadas fuimos testigos de como muchos, cientos de servicios se digitalizaron de manera exitosa: ¿Quieres una película?, ¿Necesitas un taxi 24/7? o ¿Qué me dices de ese artículo que solo está disponible en otros países?, Bueno, para eso tienes Netflix, Uber y Amazon, situaciones tan comunes y que “aparentemente no necesitaban un cambio” en su forma de uso, abrieron la brecha en la que apunta direccionarse nuestro actuar, el todo digital.

En este punto debemos saber diferenciar entre dinero electrónico y “dinero” digital, pues bien, el dinero electrónico es simplemente la representación del dinero físico (real, papel moneda), con la intención de agilizar su disponibilidad, legibilidad y accesibilidad.

En cambio, el “dinero” digital no es la representación de “algo”, sino que, es el valor mismo que los usuarios le otorgan con relación al mundo real, basados en la norma de oferta y demanda.

Si no quedó del todo claro, no te preocupes, ahora mismo verás como funciona esto: las criptomonedas surgen en 2008-2009 a raíz de la crisis económica provocada por el desplome de las principales bolsas de valores en Estados Unidos, en aras de no depender de los bancos ni de los gobiernos y por ende, estar sujetos a la devaluación o en este caso, a los “errores” de los entes financieros.

El Bitcoin, fue la primer criptomoneda de la cual se tiene registro y gran parte de su aceptación radica, no solo en el hecho de que no es administrado por ningún banco, sino que, su utilización es de transferencia inmediata, es decir, se le dijo adiós a esos engorrosos procesos en dónde el banco debía validar la transacción o cuando menos a los “días hábiles”, en este sentido, también otorga de completa confidencialidad a quien lo transfiere y quién lo recibe, es decir, nadie sabe tu nombre, dirección y cuanto tienes, además de que son muy seguras en cuanto a robo.

Retomando esto último, ¿Cuántas veces no hemos escuchado en las noticias de que tal o cuál banco fue robado?, Ya sea mediante el atraco clásico a una sucursal, algo más elaborado como atacar un camión de valores o directamente que unos hackers desfalcaron los sistemas de “seguridad” que poseen los bancos, pues bien, con las criptomonedas no sucede eso ni en broma.

Ya que, las transacciones poseen un código de origen único e irrepetible, el cual, es validado y modificado una y otra y otra vez por los usuarios mismos de Bitcoin, quienes, se encuentran esparcidos alrededor de todo el mundo, a esto se le conoce como Blockchain (cadena de bloques), siendo esta la razón que hace “in robable” e  in rastreable este dinero digital.

Pero, como todo en esta vida siempre hay “una de cal por las que van de arena” y es que, el valor del Bitcoin es 100% volátil, es decir, al no existir un ente financiero que determine un precio base y máximo tomando como referencia la producción de tal o cuál recurso natural, el valor del Bitcoin puede ser muy bajo o muy caro en cuestión de horas según la cantidad de transacciones y el valor representativo de las mismas, es decir, ley de oferta y demanda, a mayor demanda más caro será y viceversa, siendo esta la razón principal, por la cual, las criptomonedas son objetos de deseo por los nuevos millonarios e inversionistas.

También puedes leer: ¿Cuál es el auto más caro del mundo?


En sus inicios un Bitcoin costaba 19 centavos mexicanos, actualmente un Bitcoin ronda los 770 pesos mexicanos, es decir, que con 100 Bitcoins tendrías un guardadito de 77 mil pesotes, listos para gastartelos en unas vacaciones bien dadas en la riviera maya, para comprarte ese carrito modelo 2012 que te vuelve loco o ¿Por qué no?, hacerte de tu terrenito y comenzar a fincar.

Y tú… ¿Conocías ya las criptomonedas?, ¿Te interesaría saber cómo invertir en ellas?, ¿Qué harías con esos 77mil pesos?

JR Brindiz

Leído 290