¿Qué son las ciudades Resilentes?

A nivel global, todas las ciudades son impactadas severamente por diversos fenómenos que pueden ser provocados por la naturaleza o los seres humanos. Por ello hoy las ciudades y sus habitantes enfrentan desafíos cada vez más difíciles de afrontar, algunos de ellos pueden ser la urbanización masiva, el cambio climático y la inestabilidad política.

Información de ONU Habitat revela que actualmente, el 50% de la población vive en ciudades, y está previsto que esta cifra aumentará al 70% de cara al 2050. Por ello, existe la necesidad apremiante de construir nuevas herramientas y planteamientos que den poder a los gobiernos locales y a los ciudadanos, así como que incrementen su capacidad para afrontar nuevos desafíos protegiendo mejor a todas las personas, y a los activos económicos y naturales de nuestros pueblos y ciudades.

El concepto de resiliencia describe la habilidad de cualquier sistema urbano de mantener continuidad después de impactos o de catástrofes mientras contribuye positivamente a la adaptación y la transformación.

Así las cosas, una ciudad resiliente es aquella que evalúa, planea y actúa para preparar y responder a todo tipo de obstáculos, ya sean repentinos o lentos de origen, esperados o inesperados. De esta forma, las ciudades están mejor preparadas para proteger y mejorar la vida de sus habitantes, para asegurar avances en el desarrollo, para fomentar un entorno en el cual se pueda invertir, y promover el cambio positivo.

A medida que los riesgos y la población urbana van aumentando, el concepto de resiliencia ha ganado más prominencia en las agendas internacionales de desarrollo. Durante esta última década, los desastres naturales han afectado a más de 220 millones de personas y han causado un daño económico de 100 mil millones de dólares cada año. Se calcula que número de personas afectadas por desastres naturales desde 1992 es de unos 4.4 mil millones de personas (lo que equivale a un 64% de la población mundial) y que el daño económico es de unos 2 trillones de dólares (equivalente a 25 años de Ayuda Oficial de Desarrollo).

Para 2030, sin inversiones significativas para hacer que las ciudades sean más resilientes, los desastres naturales podrían costar a las ciudades en todo el mundo $314 mil millones cada año, y el cambio climático podría llevar a 77 millones más de residentes urbanos hacia la pobreza.

También puedes leer: Fibra Uno entra al anuario 2021 de sostenibilidad de S&P

Obedeciendo a esta necesidad, en 2013 fue fundada con el apoyo de la Fundación Rockefeller lo que hoy se conoce como la Red de Ciudades Resilentes (R – Cities), la cual tiene como objetivo apoyar a las ciudades en la preparación de sus comunidades e infraestructura crítica para el futuro.

Un desafío crítico que fue detectado por la Red de Resilencia es que las ciudades no tienen suficiente apoyo para articular y desarrollar sus ideas más innovadoras, o para convertir estas ideas en proyectos a financiar. Esta brecha en el mercado impide que las ciudades cumplan con sus objetivos más urgentes por ello la importancia de unir esfuerzos entre las ciudades, los gobiernos y la iniciativa privada.

Es así que desde su fundación, la Red de Ciudades Resilentes ha contribuido a mejorar la vida de más de 220 millones de personas a nivel mundial, incluidas la Ciudad de México, Colima y Guadalajara, que forman parte de su red global integrada por más de 90 ciudades en todo el mundo y en las que se han desarrollado más de 4 mil conceptos de proyectos enfocados en las poblaciones más vulnerables.


Leído 170