Muere Charlie Watts a los 80 años

El batería de los Rolling Stones, Charlie Watts murió a los 80 años en un hospital de Londres. La triste noticia llega semanas después de que Watts se retirara de la gira No Filter de la banda. El músico era miembro del mítico grupo de rock desde 1963.

Su publicista Bernard Doherty, dijo en un comunicado: “Es con inmensa tristeza que anunciamos la muerte de nuestro querido Charlie Watts. Ha fallecido en paz en un hospital de Londres hoy mismo rodeado de su familia. Watts era un amado marido, padre y abuelo y también, como miembro de The Rolling Stones, uno de los mejores bateristas de su generación. Pedimos que se respete la intimidad de su familia, de los miembros de la banda y de sus amigos más cercanos en este difícil momento”.

La noticia impactó en la prensa inglesa e internacional. Los principales medios del Reino Unido reflejaron las palabras de Doherty e hicieron mención a la reciente renuncia del afamado baterista a la gira de la banda musical.

A principios de los años sesenta, Watts ya era un músico conocido en el circuito de R&B de Londres. Tocaba en varias bandas, entre ellas la más importante era Blues Incorporated, que integraban varios músicos que luego harían una gran carrera: su líder Alexis Korner y Jack Bruce (Ginger Baker, también integrante de Cream como Baker, reemplazó a Watts tras su partida).

Al mismo tiempo se ganaba la vida como diseñador gráfico. Keith Richards y Mick Jagger lo querían en su banda: “Pensábamos que había sido tocado por la gracia de Dios”, escribe Keith. Sabían que era el mejor baterista del ambiente. Cuando se acercaron a él, Watts les hizo una pregunta prosaica: “¿Vamos a ganar plata?” Porque yo necesito cobrar. Vivo de esto”. Él necesitaba al menos que le aseguraran dos shows semanales. Pero cuando empezaron a tocar juntos hubo algo que al principio no funcionó del todo bien. Las partes no conseguían congeniar. Mick y Keith buscaban más energía, algo más musculoso. “Charlie tiene swing. Pero todavía no tiene el sonido correcto”, anota Keith en su diario. Ellos creían que no sabía rockear. A las pocas semanas el tándem con Bill Wyman se había afianzado y los Rolling Stones descansaban en su baterista tranquilo.


Watts fue un personaje extraño en la banda: llegado del jazz, elegante y discreto, conectó a sus compañeros con la tradición del blues.

A principios del verano, la banda ya comunicó que Watts no participaría en su próxima gira por motivos de salud. En 2004, Watts había sufrido un cáncer de garganta.

Watts no fue fundador de los Rolling Stones pero sí que estuvo en sus primeras horas y en sus trabajos más relevantes. Pese a ello, fue siempre algo así como un extraño entre Jagger, Richards y compañía. Watts ni siquiera venía del rock sino del jazz, género en el que tuvo una carrera de cierta relevancia en paralelo a los Rolling Stones.

El saxofonista Charlie Parker había sido su gran ídolo y el pianista favorito de su banda, Ian Stewart, su mejor socio en bandas como Rocket 88. La carrera en solitario de Watts incluye derivaciones hacia otras músicas más experimentales, pero eso importa relativamente poco comparado con su lugar en la historia del rock.

Watts llegó a los Stones casi por casualidad. Tony Chapman, el primer batería de los Rolling Strones dio problemas. Después de meses de pruebas insatisfactorias, Watts fue reclutado. Su carrera en la música parecía ya terminada: después de estudiar jazz, Watts había dejado la banda Blues, Inc. para trabajar en una agencia de publicidad. Hacia 1963, la formación clásica de la banda ya estaba consolidada con Watts dentro.

Escucha aquí el especial de Charlie Watts de Renegado Internacional

¿Cuál fue el impacto de Watts en la banda? Oscurecidos por el carisma de Jagger y Richards, la sección rítmica de la banda, obra del bajista Bill Wyman y de Watts, fue una raíz que conectó a los Stones con la tradición del blues, que le dio algo más que los diferenciaba de bandas contemporáneas suyas como The Animals o Them. Después de vivir la fiebre beat de mitad de los 60 y los años de fervor de la psicodelia, los Stones se convirtieron poco a poco en una banda con mucho sentido de la historia del rock, muy orientada a inspirarse y a investigar en el pasado de su género. Y ése fue uno de los méritos de Watts.

"No me gustan los solos de batería. Admiro a los músicos que son capaces de hacerlo, pero, en general, me gustan más los baterías que se integran en su banda. El reto en el rock and roll es la regularidad. Lo mío es convertir el rock el sonido d euna danza. Debería consistir en deslizarse y botar", dijo Watts en una entrevista de 2009.

El mundo de la música reacciona con la muerte de Charlie


Leído 760