¿El problema de obesidad en México se puede atacar con un nuevo etiquetado frontal de advertencia?

En nuestro país los problemas de obesidad representan un gran reto en materia de salud pública, la experiencia internacional ha señalado que este padecimiento afecta a una gran mayoría de las personas y tanto en México como a nivel global obedece a un problema multifactorial: malos hábitos, sedentarismo o falta de activación física y nula educación nutricional.

Este reto ha llevado a algunos Diputados y a la bancada de Morena a replantear el etiquetado informativo vigente para los alimentos procesados.

Este nuevo planteamiento basado en un Etiquetado Frontal de Advertencia no es algo nuevo, pues en años anteriores, específicamente desde 2016 se ha implementado en países como Chile, sin embargo, más allá de disminuir la venta de algunos productos y prohibir la publicidad masiva de otros, los resultados no son los esperados, pues lejos de controlar la obesidad, de acuerdo con el Mapa Nutricional que realiza el Ministerio de Educación chileno, la prevalencia de sobrepeso y obesidad aumento en la nación sudamericana creció 2.2% entre 2016 y 2018.



El problema parece radicar en el hecho de que en Chile se han enfocado en una política de prohibición y señalamiento dejando de lado la educación en materia nutrimental y fomento de la activación física. Incluso autoridades chilenas se han dado cuenta de que apostarle sólo al cambio de etiquetado no fue la solución. El ministro de salud, Jaime Mañalich, aseguró hace unos días para el diario El Mercurio que, “hay un grupo de empresas que ha tratado de adaptarse a la nueva normativa reformulando sus productos”, sin embargo los consumidores están pidiendo regresen los productos originales aun que eso signifique que sus productos contengan los sellos de etiquetado frontal de advertencia.

Esto parece ser un claro ejemplo de que el combate a los problemas de obesidad no se resuelve solamente con una etiqueta, “la gente se está haciendo un poco insensible al etiquetado. Eso, en parte, es porque los sellos son tan masivos, en el sentido de que tú vas al supermercado y todo tiene etiquetas, que ya no produce el efecto discriminador en el consumidor”, comentó Mañalich, quien también reconoce que en su país erraron al apostar el combate a la obesidad con el etiquetado, ya que esto no ha sido la solución, "nos equivocamos al apostar todo al nuevo etiquetado sin atender los problemas desde la raíz, como lo es la educación de los hábitos alimenticios", comentó de igual manera el ministro de salud para el diario El Mercurio.

En México existe un gran reto en materia de control de la obesidad, sin embargo replicar las acciones experimentadas en Chile, parecieran no ser la solución, pues los resultados no han sido los esperados con el aumento de los índices, y la estrategia ha fracasado al no estar acompañada de una estrategia integral de educación nutricional y activación física.


Leído 443