En la opinión de Gil Guillén: Haz lo que quieras

La sociedad y todo lo que ella incluye, como es la escuela, amigos, internet, redes sociales… hasta el cine, y en decenas de otros espacios en los que interactuamos es sumamente común toparse con la idea de -palabras más, palabras menos- “para tener éxito hay que ser emprendedor”.

En los recientes años es cuando esa idea de que emprender es igual a éxito ha tenido más auge, y como hongos tras la lluvia han aparecido libros, artículos en medios tradicionales, portales en línea, conferencias por parte de expertos y otros espacios que se especializan en darnos el ABC de cómo ser emprendedor, qué hay que hacer y evitar para no fracasar y nos dicen que emprender cuesta, pero la satisfacción lo compensa, hasta llegar al punto de que el emprendedor es digno de ser admirado contra el que no lo hace, sea de del grupo que sea en el que se desenvuelve.

En el ámbito laboral, emprendedores o no, ¿acaso no todos podemos y merecemos ser exitosos simplemente porque hacemos lo que nos gusta?

Reitero, no todos los emprendedores o gente que emprende lo es y hace porque quiere ser llamado exitoso y destacar ante los demás, la mayoría de ellos (creo) emprenden porque quieren y les gusta. Pero parece que cada vez hay más personajes que opinan que para ser digno del éxito tienes que ser un Mark Zuckerberg o un Steve Jobs, y que si por lo menos no lo intentas eres un conformista que carece del valor de intentar algo diferente, insisten en que tienes que ser uno de los 30 emprendedores del año de la portada de las revistas de negocios.

Pero considero que el éxito no se debe de medir de acuerdo con el juicio de los demás, de quienes tal vez no se coincida en la mayoría de las opiniones y planteamientos, de quienes tratan de definir quién es exitoso o no.

En mi opinión, él éxito debería estar planteado en un contundente “haz lo que quieras” y que sea lo que te guste; ya sea que se trate de un trabajo fijo y tradicional (en oficina, fábrica, en tu casa o dónde sea), y en aportar valor a los que nos rodean y que éste también te aporte en cubrir tus necesidades (destacando las económicas), en aprender y disfrutar cuando lo haces. Esto sin romper principios y creencias personales y que no sea para perjudicar a un tercero.

Si no eres emprendedor porque no quieres no te preocupes, mejor ocúpate en ser exitoso en lo que ya haces, en lo que te guste y en aportar valor. En ser feliz con lo que ya haces.

Por supuesto, conozco y admiro a muchos emprendedores, que hacen lo que quieren y quisiera que cada vez fueran más. Por esto, si eres de los que está arrancando un proyecto, atención a esto: T-Systems acaba de lanzar la convocatoria de CODIGOS 2021, iniciativa con la que seleccionará a seis propuestas basadas en tecnologías de la información con un objetivo social, para que reciban soporte estratégico o mentoría durante cuatro meses de parte de abogados, contadores, comunicólogos y expertos en TI, con la intención de impulsar su modelo de negocio y contribuir con este a la disminución de la brecha social en el país, en aportar valor. Oportunidades hay, esa es apenas una, si es para ti, ve por ella… en caso contrario: haz lo que quieras.


Leído 687