Estados Unidos y OTAN vs Rusia: Ucrania como carne de cañón

A raíz del conflicto entre el conflicto entre Rusia y Ucrania, nos encontramos en Twitter un feed informativo del periodista @manuelhborbolla quien es corresponsal del canal de TV de noticias ruso @ActualidadRT en el que da su visión de la problemática que se vive en Europa del Este, pero con serias implicaciones político-económicas para el resto del mundo.

Destaca que, con la desintegración de la URSS en 1991, las potencias occidentales (EE.UU., el Reino Unido, Francia y Alemania) se comprometieron a no expandir la influencia de la OTAN (la alianza entre países de Europa y Norteamérica que les permite consultar y cooperar en el campo de la defensa y la seguridad militar para realizar juntos operaciones multinacionales en casos de crisis, guerra pues) hacia el este de Europa.

Sin embargo, Borbolla señala que la expansión de la OTAN en la citada región europea, facilitada por cambios políticos financiados con recursos de los Estados Unidos y sus 'agencias para el desarrollo' en países fragmentados, pone en riesgo dicho compromiso evidenciando que el organismo con fines militares no ha cumplido con dicho acuerdo.

Tras caída de la URSS, 14 países del Este de Europa se han integrado a la OTAN: Hungría, Polonia, R. Checa, Bulgaria, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Letonia, Lituania, Rumania, Albania, Croacia, Montenegro y Macedonia.

Con el paso de los años, a través del llamado Golpe Blando, el papel de las organizaciones civiles financiadas por EE.UU. ha sido crucial en los levantamientos sociales en la región, incluyendo la Revolución Naranja de Ucrania en 2004.

WikiLeaks documentó cómo USAID entregó 15 millones de USD a más de 300 organizaciones en Venezuela como parte de una estrategia de 5 pasos para derrocar a Hugo Chávez entre 2002-2006. Algunos analistas creen que una estrategia similar se usó en Ucrania.

Algunos autores señalan que la proliferación de organizaciones no gubernamentales, han jugado un papel central en el desarrollo de políticas públicas liberales (la mayoría de ellas afines a la integración a la Unión Europea) entre 2004 y 2014.

La gran mayoría de ONG´s en Ucrania son financiadas desde el extranjero. En 2014, el magnate George Soros, promotor de la agenda globalista, reconoció en CNN haber financiado a organizaciones en Ucrania con el objetivo de frenar a Rusia.

A la par de esto, Borbolla afirma que, a partir de 2016, EE.UU. incrementó su apoyo económico hacia Ucrania vía USAID. En 2021, USAID invirtió 63 millones de USD en "combatir agresión de Rusia" en Ucrania.

Países miembros de la OTAN como República Checa y EE.UU. han entregado una gran cantidad de armamento a Ucrania entre 2014 y 2020.

"Ucrania es un socio estratégico regional clave que ha realizado importantes esfuerzos para reformar su ejército y aumentar su interoperabilidad con la OTAN", señaló el Departamento de Estado en enero de 2022, antes de la operación militar de Rusia.


También lee: SEP elimina Escuelas de Tiempo Completo


De este modo, queda claro que, desde la caída de la URSS en 1991, EE.UU. ha intervenido en la política ucraniana financiando organizaciones civiles en protestas sociales, además de inyectar gran cantidad de armas a Ucrania, con el fin de contener a Rusia.

La expansión de la OTAN ha sido señalada por Putin como un acto de provocación y amenaza contra la seguridad de Rusia. Ucrania ha amagado con la posibilidad de fabricar armas nucleares.

Así las cosas, Borbolla finaliza afirmando que el trasfondo del conflicto tiene que ver con una disputa por la hegemonía, ante una alta dependencia de Europa al gas ruso y un expansionismo de la OTAN desde hace décadas, volviendo así a Ucrania la manzana de la discordia porque Estados Unidos no va a ceder y Rusia no se va a dejar.

Lo cual es muy lamentable porque literal todo el mundo esta en riesgo ante esta coyuntura mundial, ¿estaremos al borde de una nueva guerra mundial?, ¿será acaso la primer ciber guerra global?


Leído 971